www.tribunadelamoraleja.com

Alcalde de San Sebastián de los Reyes

La juventud, injustamente demonizada, ejemplo en Sanse
Ampliar

La juventud, injustamente demonizada, ejemplo en Sanse

Narciso Romero Morro

jueves 24 de septiembre de 2020, 10:47h

Siempre he destacado, tanto en público como en privado, el ejemplar comportamiento que, año tras año, muestra el pueblo de Sanse durante sus fiestas. Celebración tras celebración, la normalidad en la calle, el tono cordial y convivencial son la línea de actuación de una ciudadanía que entiende que sus festejos constituyen mucho más que unos días de asueto, diversión, encuentro y alborozo.

La explicación es lógica por la conformación de un talante adquirido con el paso del tiempo y heredado a través de generaciones, de padres y madres a hijos y de abuelos a nietos. Porque las Fiestas las sentimos y las vivimos como parte de nuestra alma sansera y la percibimos como una seña de identidad de nuestro pueblo, una tradición arraigada y un símbolo de la ciudad que queremos no solo mantener sino mejorar y perfeccionar.

Pero si la grandeza de un pueblo se mide en esos comportamientos cívicos en las fiestas, mucho más valor y mérito tienen cuando esas anheladas fechas, por imperativos tan abrumadores como la pandemia de la COVID-19 y la preservación de la salud de nuestra gente, tienen con todo nuestro dolor y desazón, que aplazarse y suspenderse como ha sido la dura decisión de este año en aras del bien común y de la salud de nuestra población.

Hemos sido testigos de cómo en otras ciudades suspensiones festivas y feriales no han impedido imágenes lamentables de celebraciones individuales, de concentraciones callejeras sin orden ni medidas de seguridad y de actividades impropias y espontáneas no autorizadas, actitudes no ejemplarizantes y que corren el riesgo de provocar brotes de contagiados del maligno virus.

Y es que los sanseros y sanseras están demostrando que, en un momento de crisis sanitaria como la que sufrimos desde marzo y luego de salir de un duro confinamiento con medidas restrictivas, siguen comportándose como ciudadanía responsable y madura, anteponiendo la seguridad y salubridad a los lógicos y legítimos deseos de diversión, posiblemente este año más anhelados y necesarios que nunca.

Por ello, desde este medio, quiero trasladaros mi agradecimiento, reconocimiento y felicitaciones por la actitud ejemplar y edificante mostrada en esta ocasión.

Muy especialmente quiero que este mensaje llegue a los jóvenes de Sanse, con toda seguridad el segmento de edad que más sufre este “rapto” temporal e involuntario de nuestras fiestas. La juventud, en ocasiones demonizada injustamente, está dando un ejemplo en Sanse de civismo y de una responsabilidad enorme que merece ser reconocido públicamente.

Todo esto me asegura más en mis principios de que hay futuro en nuestra ciudad, de que hay energía y fuerza para seguir adelante y modelar tras esta crisis, un futuro mejor, más próspero y más feliz porque las generaciones que nos precederán son nobles, fuertes, resilientes, maduras y muy responsables, como lo han demostrado durante estos días pasados coincidentes con las fechas de las fiestas que tristemente no hemos podido celebrar.

Acumulemos fuerzas y ganas para las próximas que serán las mejores, sin ninguna duda, las mejores y las más grandes de las jamás celebradas… porque nos lo merecemos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios