www.tribunadelamoraleja.com

Portavoz Grupo Popular Alcobendas

Portavoz Grupo Popular Alcobendas

Ramón Cubián.

Eligieron comunismo. El tan pintón traje naranja de apariencia liberal, el seductor que marcaba líneas alardeando de morbo y pregonando castidad, se desnudó sin pudor para enseñar sus vergüenzas. Las que no tienen, de las que incluso presumen desde un sillón que no les dio la voluntad popular de la que se desternillan.

Portavoz Grupo Popular Alcobendas

Ramón Cubián Martínez

Confundido que tienen su interés con el de la Ciudad y sus cuitas propias con los problemas de los vecinos, el flamante comunicado oficial del Ayuntamiento, proclama sin pudor la buena nueva de septiembre: “Cambios en el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento”

Portavoz Grupo Popular Alcobendas

Ramón Cubián Martínez

No bastan las voces arengadas. Hay que bajar a la arena y trabajar por España. Mangas remangadas… y a la calle, a los colegios, a las empresas, a las administraciones, al Congreso. Hacer sentir, transmitir que España no se duerme, que en España existe una opción, una alternativa de gobierno de algo más que de banderas en la calle, aunque nos pueda encantar su presencia urbana y en balcones.

  • 1

Portavoz Grupo Popular Alcobendas

Ramón Cubián Martínez

En las urnas locales del diecinueve los titulares de prensa glosaban el éxito del centro y derecha; diecisiete de veintisiete, por solo diez de la izquierda. A la cabeza populares en la decena de electos y se intuía -ingenua intuición sin felonía- que los de naranja, con sus cinco ediles, pactarían por la senda de Rivera en la capital del Reino y en tantas regiones de España.

Opinión de Ramón Cubián

Portavoz Grupo Popular Alcobendas

Caemos ya en el más absoluto descontrol. Apenas hacen poco más que inaugurar las inversiones diseñadas, financiadas y encauzadas desde el anterior gobierno popular. Dicen los mentideros que Ciudadanos echa de menos la que fuera colaboración anterior con nosotros, atados como están ahora en sus delegaciones bajo el yugo del supremo (des)control socialista, que les retiene personal, presupuestos y contratación en el abismo.