www.tribunadelamoraleja.com

Farmacia La Vega

Higiene Bucodental
Ampliar

Higiene Bucodental

Hábitos saludables y así, evitar enfermedades para conseguir el mayor bienestar posible.

martes 09 de abril de 2019, 13:23h

Según la Organización Mundial de la Salud, “para gozar de una buena salud y una buena calidad de vida”, es básico tener una buena salud bucodental. Las enfermedades bucodentales, con frecuencia, se relacionan con enfermedades crónicas, aunque hoy sabemos que el factor de riesgo más importante para padecerlas, es la mala higiene bucal.

¿A que edad debo empezar a limpiar la cavidad bucal?:

Tened en cuenta que los hábitos se aprenden en la infancia y la niñez, desde que se nace hasta los 11 años.

Esto lo aprendí de Valentín Fuster, magnífico cardiólogo y Director del hospital M.S. de Estados Unidos.

A partir de los 11 años, el niño, ya es más autónomo, e independiente de la familia, pues sus amigos, compañeros y el medio en el que se mueve, le empiezan a influir de una forma importante, ya no es solo la familia, su mundo empieza a crecer y tiene muchas más influencias.

Por lo dicho, debemos, desde el día “0”, esmerarnos en su educación y en que tenga hábitos saludables para el futuro. Será su mejor regalo para el viaje de la vida.

Nunca olvides que el ejemplo que damos los padres y por lo tanto, la concordancia entre lo que decimos y hacemos, es la mejor educación y no se olvida.

- Cuando un bebé empieza la dentición, es el momento de empezar a limpiárselos. Se le pasará una gasa con agua limpia, después del biberón, de mamar o de comer.

- A los 3 años, se le regalará su primer cepillo infantil. Al principio le cepillaremos nosotros. Le enseñaremos jugando, e imitando a los mayores, como se hace. ¡Ojo con los dulces!… créale hábitos saludables. Iremos adaptando el cepillo a su edad y tamaño, así como la pasta dentífrica.

- Poco a poco, con nuestro ejemplo e insistencia debe ser autónomo. A los 7 años, más /menos, tendrá cepillos adaptados a la edad y necesidad, así como su pasta y colutorio. Siempre estaremos vigilantes para insistir en los hábitos saludables, sin olvidar que lo más importante, es el ejemplo. ¡Ojo con dulces y chuches!... deben ser premios y una excepción, no a diario.

- Teóricamente, a los 14/15 años, seguiremos insistiendo, pero habremos conseguido bastante.

¿Cómo se limpia la boca?:

  1. Cepilla los dientes, empastes, implantes, encías y lengua: hazlo lento y suave, con movimientos cortos y elípticos. Para facilitar el cepillado del borde de las encías, puedes inclinar 45º las cerdas del cepillo, con el fin de limpiar la zona por debajo de estas. Continua el cepillado de arriba hacia abajo y de abajo a arriba. En la superficie de mordida cepilla de atrás hacia delante. El cepillado de la lengua será suave de atrás a adelante para despegar las bacterias y restos de alimentos que fermentan y producen mal olor.
  2. Veces que debes cepillarte: coge buenos hábitos y acostúmbrate a hacerlo después de cada comida. El mínimo son cepillado mañana y noche.
  3. Tipo de cepillo: está demostrado que es mejor el cepillo eléctrico pues el movimiento que tiene es el indicado para el cepillado y la vibración produce ultrasonidos que ayudan a eliminar con más eficacia el sarro de toda la boca. Déjate llevar por su movimiento. Si utilizas cepillo manual elije un cepillo de dureza media, cabeza pequeña para que pueda acceder a todos los rincones y mango fácil de agarrar.
  4. Cambia de cepillo cada 3 meses, pues las cerdas se estropean y dejan de ser eficaces y con el uso se va acumulando suciedad difícil de limpiar.
  5. Utiliza hilo dental pues evita caries interdentales y acúmulos de placa.
  6. Usa colutorio ya que esto disminuye el volumen de la placa, evita distintas patologías, así como infecciones.
  7. Visita al dentista 2 veces al año. De esta forma mantendrás la boca en muy bue estado.
  8. Hazte como mínimo, 1 limpieza al año: elimina manchas de café, tabaco, te, vino tinto y disminuya la placa de sarro y bacterias, por lo que previene enfermedad periodontal y evita que se nos muevan piezas y perdida de piezas dentales.

“Una boca bonita, con unos dientes limpios y cuidados, no es solo nuestra carta de presentación, sino un termómetro que mide nuestra salud”.

¿Cuándo debo ir al dentista?:

- Las encías deben estar rosadas, sin sangrar ni doler con el cepillado o al pasar el hilo. El aliento debe ser bueno. En caso de que sangren o duelan las encías con el cepillado o el hilo, o se tenga mal aliento durante más tiempo del normal, se acudirá al profesional, por que puede ser el principio de una disfunción y es mejor prevenir.

- 2 veces año para revisión.

- 1 vez año, por lo menos, para limpieza

¿Qué características fisiológicas bucales debo respetar?:

Es muy importante respetar las características fisiológicas de cada parte del cuerpo, pues son las que proporcionan el equilibrio fisiológico natural y por consiguiente, el estado de salud. Si se produce algún desequilibrio, surgen los problemas sanitarios.

Datos a tener en cuenta:

- El pH bucal es 8,1. Recordemos que el pH puede ser de 1 a 14; es pH ácido de 1 a 6; pH neutro 7 y pH básico de 8 a 14. Por lo que es básico. No debe cambiarse por lo que las pastas y colutorios, deben tener ese pH.

- La boca tiene una microbióta definida, es decir, un conjunto de microorganismos que siempre deben estar ahí y la defienden de enfermedades, tanto a ella como al resto del cuerpo, pues la boca es entrada de gérmenes y tóxicos del exterior, tanto por el aire que respiramos, los alimentos, el agua…etc. Y además producen sustancias beneficiosas para la boca. Podemos compararla con un ejército que estuviese en esa puerta de entrada en el cuerpo para evitar ataques del enemigo.

Reflexiones:

La limpieza, según las pautas dadas y el respeto al pH 8,1 son básicos, por eso hago los siguientes comentarios:

  1. Después de comer, hay un repunte ácido en la boca, debido a la digestión gástrica, pues el estómago tiene ácido clorhídrico.
  2. Hay quien aconseja, si después de una comida no puedes cepillar los dientes, masticar chicle sin azúcar. Hoy día esta práctica se considera nociva, el repunte ácido en la boca, inmediatamente después de comer. El chicle frotaría con más fuerza el ácido por los dientes, dañando el esmalte que defiende las estructuras internas de los mismos y daría lugar a caries.
  3. También se aconseja después de comer, en lugar de cepillarse, comer una manzana o fruta. Sucedería lo mismo, al masticar la fruta con los dientes, daría lugar a que el ácido del momento, pasase por todos los dientes y además los azucares de la fruta, sobretodo la fructosa, darían lugar a más caries.
  4. También se aconseja el cepillado después de las comidas. Hoy hay quien dice, basándose en el repunte ácido, que es mejor esperar 20- 30 minutos después de las comidas, para que haya pasado la acidez, por que si se cepillan los dientes nada más comer, el cepillado serviría para acidificar el esmalte y estropearlo, con las consiguientes consecuencias de estropear las estructuras internas del diente.

Aquí termino lo que hoy quería comunicaros. Espero que os sea de utilidad y lo pongáis en práctica. Vuestro cuerpo y vuestros días futuros lo agradeceran.

Escrito por Mª Luisa Carrillo de Albornoz Piquer, Farmacéutica Titular de la Farmacia la Vega en Avda. Olímpica, 26- 10, 28108 Alcobendas Madrid. farmacialavega.divulgacion@gmail.com

Farmacia La Vega 24h (pincha)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Tribuna de la Moraleja

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.