www.tribunadelamoraleja.com

Paraísos micológicos en la Comunidad de Madrid

Arranca la temporada de setas
Ampliar

Arranca la temporada de setas

Los madrileños tienen la fortuna de poder disfrutar de varios paraísos micológicos cercanos a sus residencias.

jueves 07 de octubre de 2021, 11:04h

El otoño viene acompañado de cambios que entristecen en alma a muchos: los días son más cortos, los árboles pierden sus hojas, los vientos más fuertes y el clima más frío y húmedo. Esto no les importa a los amantes de las setas o, a los que simplemente, quieren probar a recogerlas para averiguar cómo es la experiencia (y para comérselas después ¡por supuesto!).

Situada en la Sierra Norte de Madrid se encuentra Alameda del Valle, la que es, posiblemente, la localidad más famosa para realizar esta práctica dentro de la Comunidad de Madrid. En los bosques colindantes se pueden encontrar setas como boletus, seta de cardo o perrechico. Hay que andarse con cuidado, pues también podemos encontrar especies tóxicas que se pueden confundir con las que sí son comestibles.

En el Puerto de Canencia, situado en la vertiente sur de la Sierra de Guadarrama se pueden encontrar especies como el boletus edulis, setas de fraile, níscalos o seta de cardo, entre otras muchas más especies.

A los amantes de los níscalos les recomiendo visitar Puerto de Cotos, paraíso natural situado en plena Sierra de Guadarrama, en la frontera entre Madrid y Segovia, podemos encontrar setas de esta especie en abundancia.

El Monte Abantos es un reto para aquellos valientes que no teman hacer algo de ejercicio. Situado a una altitud de más de 1750 metros sobre el nivel del mar, podemos encontrar cardos, boletus, senderuelas o setas de pie azul.

Con una altitud algo superior que el anterior, encontramos el Puerto de La Fuendria. Si los amantes de las setas se ven capaces de ascender casi 1.800 metros sobre el nivel del mar, podrán encontrar boletus, seta de cardo y níscalos.

No hay mejor momento ni lugar para recoger setas, pero lo más importante es la salud. Por eso, recomiendo a todo aquel que recoja un ejemplar de hongo y no sepa reconocerlo, que no se la juegue y que acuda al centro de la Sociedad Micológica, donde expertos nos ayudarán a descubrir si es comestible o tóxica. Los martes, en la calle Emigrante 20, podemos obtener este servicio de forma gratuita.

Para finalizar, y ya como consejo personal, les recomiendo que no se queden solo en la recogida de setas, disfruten el camino, pues van a estar en paraísos naturales en los que la biodiversidad es maravillosa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios