Nº3
26 de septiembre de 2021, 17:23:11
OPINIÓN

Portavoz Grupo Popular Alcobendas


Por la leche derramada no se llora.

Ramón Cubián Martínez


Excusa de felones, torpeza sublime, truco de trileros, impulso sin medir, felonía, desvarío, estrategas, maquiavelos, manipulantes, manipulados, maliciososos ingenuos… ya no importa. Por la leche derramada no se llora.


Resultó ser -en su argumento de sublime videncia-, que ya barruntaban que vendría una crisis, que Isabel Díaz Ayuso se revelaría como la gran líder regional que plantaría cara al traidor Pedro Sánchez y que la Fiscalía de la sicario Carmen Calvo pediría la imputación de “un alto cargo del gobierno de Ayuso”… año y medio después de su pacto contra natura.

Siempre digno Vinuesa, aguantó el envite indecente y dejó su cargo por nobleza; la misma que en apenas tres meses restituyó la Audiencia Nacional afeando a las fiscales la impropia actuación… y evidenciando el contenido falso de la falsa videncia.

Pero como yo pienso bien, líbreme Dios de lo contrario, -inconscientes, ingenuos, manipulados- se dejaron tentar por un hábil PSOE de izquierdas y posaron en el retrato de unas cuentas pactadas entre aquellos y el Podemos de ultraizquierda… que les lleva a ningún sitio y a la nada a Alcobendas.

Todo lo que huele a centro-derecha es abortado por el socio grande -el de izquierda, el de ultraizquierda-. Y se maniata a los seguro bien intencionados responsables de Ciudadanos, que soto voce apoyan las propuestas populares y las ayudas a empresas, a comercio y a hostelería, pero que el PSOE aborta. Nada de capitalista libre mercado, por más que haga Ciudad y emplee.

Maniatados, amordazados en distritos, en nuestros barrios, urbanizaciones y viviendas; prometiendo pagos a Entidades, asfaltados, inversiones que tarde o nunca llegan.
“Que se la coma Ciudadanos”, carcajada que no reprime el socio grande de izquierda, que primero les dicen que prometan y después se la enmiendan.

Por Alcobendas, por nuestros vecinos, por nuestros distritos y nuestras empresas, se impone la necesidad de un cambio. Y porque sigo pensando bien, nuestra mano sigue abierta.

Por la leche derramada no se llora, pero se aparta del fuego.

Tribuna de la Moraleja.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.tribunadelamoraleja.com